Fotovidrio en Barcelona

SYNOPSIS // Fotovidrio son Sol Carta y Paulina Rucco. Un curso organizado por la ACAV en el taller de 40 Plumas (Barcelona, 2015).

SINOPSI // Fotovidrio son Sol Carta y Paulina Rucco. Un curso organizado por la ACAV en el taller de 40 Plumas (Barcelona, 2015).

SINOPSIS // Fotovidrio son Sol Carta y Paulina Rucco. Un curso organizado por la ACAV en el taller de 40 Plumas (Barcelona, 2015).

Sol Carta y Paulina Rucco

En el año 2011 Paulina Rucco y Sol Carta comienzan a trabajar juntas. Al principio fue un “trueque de saberes”. Paulina que se especializaba en vitrofusión y Sol en cerámica, comienzan a intercambiar sus conocimientos, nutriéndose mutuamente y comenzando a comprender que son muchísimos los puntos en común entre estas dos artes del fuego.

“La idea motora comenzó a ser “tender puentes” entre la cerámica y el vidrio. Así es como partiendo de la fotocéramica, tras varias jornadas de pruebas, muchos errores, pero sobre todo la convicción de que podía lograrse; vimos por primera vez la imagen fijada en el vidrio, apenas un sutil velo, pero allí estaba.”

CAT // En el año 2011 Paulina Rucco y Sol Carta comienzan a trabajar juntas. Al principio fue un “trueque de saberes”. Paulina que se especializaba en vitrofusión y Sol en cerámica, comienzan a intercambiar sus conocimientos, nutriéndose mutuamente y comenzando a comprender que son muchísimos los puntos en común entre estas dos artes del fuego.

“La idea motora comenzó a ser “tender puentes” entre la cerámica y el vidrio. Así es como partiendo de la fotocéramica, tras varias jornadas de pruebas, muchos errores, pero sobre todo la convicción de que podía lograrse; vimos por primera vez la imagen fijada en el vidrio, apenas un sutil velo, pero allí estaba.”

ES // En el año 2011 Paulina Rucco y Sol Carta comienzan a trabajar juntas. Al principio fue un “trueque de saberes”. Paulina que se especializaba en vitrofusión y Sol en cerámica, comienzan a intercambiar sus conocimientos, nutriéndose mutuamente y comenzando a comprender que son muchísimos los puntos en común entre estas dos artes del fuego.

“La idea motora comenzó a ser “tender puentes” entre la cerámica y el vidrio. Así es como partiendo de la fotocéramica, tras varias jornadas de pruebas, muchos errores, pero sobre todo la convicción de que podía lograrse; vimos por primera vez la imagen fijada en el vidrio, apenas un sutil velo, pero allí estaba.”